Tipos de sensores de velocidad: Ventajas y desventajas

Los sensores de velocidad desempeñan un papel fundamental en diversas aplicaciones, como los sistemas de automoción, los equipos industriales y la electrónica de consumo. Al medir la velocidad de un objeto en rotación, estos sensores proporcionan información esencial para los sistemas de control. En esta entrada del blog, hablaremos de los distintos tipos de sensores de velocidad y de sus ventajas e inconvenientes para ayudarle a comprender mejor sus aplicaciones.

 

¿Cuáles son los distintos tipos de sensores de velocidad y cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

 

  1. Sensores ópticos de velocidad: Los sensores ópticos de velocidad utilizan la luz para detectar la velocidad de un objeto giratorio. Suelen constar de un LED infrarrojo y un fotodiodo para medir la luz reflejada o interrumpida por el objeto giratorio.

Ventajas:

  • Detección sin contacto, lo que reduce el desgaste
  • Alta precisión y exactitud
  • Insensibilidad a factores ambientales como el polvo, la humedad y las vibraciones

Desventajas:

  • Puede verse afectado por cambios en las condiciones de luz ambiental
  • Mayor coste en comparación con otros tipos de sensores
  • Circuitos más complejos
  1. Sensores de velocidad de efecto Hall: Los sensores de velocidad de efecto Hall utilizan el principio de efecto Hall, en el que se genera una tensión en un conductor debido a la presencia de un campo magnético. Estos sensores suelen utilizar un imán montado en el objeto giratorio y un sensor de efecto Hall para medir la velocidad.

Ventajas:

  • Detección sin contacto
  • Diseño robusto y duradero
  • Insensible al polvo, la humedad y las vibraciones
  • Adecuado para entornos difíciles

Desventajas:

  • Sensible a las variaciones del campo magnético, lo que puede afectar a la precisión
  • Puede requerir componentes adicionales para el acondicionamiento de la señal
  1. Sensores de velocidad inductivos: Los sensores de velocidad inductivos utilizan el principio de inducción electromagnética para detectar la velocidad de un objeto giratorio. Suelen constar de una bobina y un núcleo magnético que generan una tensión cuando un objetivo metálico del objeto giratorio pasa junto al sensor.

Ventajas:

  • Detección sin contacto
  • Resistente al polvo, la humedad y las vibraciones
  • Adecuado para aplicaciones de alta velocidad

Desventajas:

  • Puede verse afectado por la presencia de materiales ferromagnéticos cercanos
  • Menor precisión en comparación con los sensores ópticos y de efecto Hall
  • Requiere un procesamiento adicional de la señal
  1. Sensores de velocidad mecánicos: Los sensores de velocidad mecánicos se basan en el contacto directo con el objeto giratorio para medir la velocidad. Un ejemplo habitual es el velocímetro por cable, que utiliza un cable giratorio conectado a la transmisión del vehículo.

Ventajas:

  • Diseño sencillo y económico
  • No necesita fuente de alimentación externa

Desventajas:

  • La detección por contacto provoca desgaste
  • Menor precisión debido a los componentes mecánicos
  • No es adecuado para aplicaciones de alta velocidad

 

La elección de un tipo de sensor de velocidad depende de la aplicación específica, la precisión requerida y las condiciones ambientales. Los sensores de velocidad ópticos, de efecto Hall e inductivos ofrecen una detección sin contacto, lo que los hace adecuados para un uso prolongado y en entornos difíciles. Sin embargo, pueden requerir circuitos y procesamiento de señales más complejos que los sensores de velocidad mecánicos. Si conoce las ventajas y desventajas de cada tipo, podrá tomar una decisión informada sobre el mejor sensor de velocidad para su aplicación.